Honrar nuestra Bandera, TEJIENDO UNA PATRIA DE HERMANOS.

            Próximos a celebrar esta fecha importante para los argentinos, queremos honrar la memoria del creador de nuestro símbolo nacional, invitando a que entre todos renovemos nuestro compromiso, con nuestras palabras y actitudes, tejer una Patria de hermanos.

            A pocos días de haber vivido en nuestra ciudad momentos difíciles, nos alienta que se puedan encontrar caminos para resolver los conflictos y llegar a acuerdos, procurando garantizar la Paz Social y el Bien Común. Debemos respetar los derechos de todos los ciudadanos y cumplir responsablemente con nuestras obligaciones tanto autoridades como ciudadanos.

            Esta fecha, es una buena oportunidad para seguir reflexionando sobre algunos valores que nos engrandecen como argentinos y por lo tanto engrandecen nuestra Patria:

            Diálogo sincero y cultura del encuentro.

            Sentarse a dialogar con sinceridad y transparencia no es un signo de debilidad, por el contrario, es un gesto audaz de quien desea buscar el bien común; atendiendo particularmente a los más postergados y sufrientes.

            Es tarea ardua, pero muy beneficiosa para afianzar la democracia y respetar las instituciones, procurar resolver los conflictos, a través de un diálogo responsable y maduro, evitando la confrontación desmedida y la violencia.

            Favorecer la cultura del encuentro puede ser un buen aliciente y un certero camino que nos posibilite plantear las diferencias desde un verdadero espíritu constructivo, dejando de lado intereses mezquinos.

           Con renovado compromiso.

            Alentamos y pedimos a los gobernantes y legisladores, a los dirigentes sindicales y empresariales, que hagamos nuestro mejor esfuerzo, en pos de la consecución de una mayor cultura del encuentro que nos posibiliten generar diálogos fecundos.

            Es por eso que en el día de nuestra Bandera, renovamos nuestro compromiso: “Queremos ser nación, cuya identidad sea la pasión por la verdad y el compromiso por el bien común” y  para lograr dicho propósito; le pedimos a Dios Padre que nos conceda a todos: “La sabiduría del diálogo y la esperanza que no defrauda…

 PASTORAL SOCIAL ARQUIDIOCESANA.

IGLESIA CATÓLICA EN CÓRDOBA.

Córdoba, 16 de junio de 2017.-

 Descargar Mensaje.

“Las dificultades y conflictos que nos aquejan se resuelvan pacíficamente” – Mons.Carlos Ñáñez y Obispos Auxiliares

En la celebración eucarística de este domingo 11 de junio, desde la Parroquia Santísima Trinidad, el Arzobispo de Córdoba Mons. Carlos Ñáñez, acompañado de sus Obispos Auxiliares, Mons. Pedro Torres y Mons. Ricardo Seiruti, invitó a “pedir al Señor por la paz social y a comprometernos todos con ella”.

“Renovamos nuestra fe en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Un Dios compasivo y misericordioso, lleno de bondad. Es un misterio la Santísima Trinidad, y ante Él estamos invitados a adorar, a cantar la grandeza de su bondad. Es un misterio que desborda la razón, y no está contra ella. Es un misterio de Amor, y en este marco estamos invitados a realizar la colecta de Caritas.”

“Celebrar la Santísima Trinidad es reconocer la presencia de un Dios que está con nosotros, y en nosotros, habita en cada corazón. Y esta presencia nos anima a vivir en paz, como nos recuerda el Apóstol San Pablo en la carta a los Corintios”

“En nuestra realidad hoy en Córdoba nos afectan y nos duelen situaciones de violencia, que se traducen, entre otras cosas, en actitudes de desprecio de la vida humana. Especialmente en los recientes episodios de femicidio, que son como el colmo de esa violencia. Una violencia que comienza siendo verbal, que luego se transforma en sicológica, que finalmente desemboca en lo físico, con consecuencias trágicas e irreparables.

Una violencia que en el ámbito social a veces tienen origen en imprudencias verbales de algunos dirigentes, que no miden suficientemente las consecuencias imprevisibles que sus dichos pueden desencadenar. Esa imprudencia comporta una seria responsabilidad por parte de quienes se expresan de esa manera, sobre todo teniendo en cuenta que son referentes de distintos sectores, y que tienen un protagonismo en la sociedad.

Una violencia que afecta la institucionalidad de la sociedad cuando no se respetan ni acatan las normas y leyes que rigen las instituciones y la sociedad, como en el conflicto del transporte urbano que estamos atravesando; o cuando algún funcionario, también recientemente, emite con ligereza opiniones que afectan al estado de derecho vigente o incluso, lesionan el orden democrático que nos rige, y que queremos que nos rija.

Lo que hemos perdido y sufrido en nuestra patria en otros momentos de la historia, más o menos reciente, nos debe impulsar a no transitar nuevamente caminos que se han mostrado, a todas luces, infecundos y estériles.

La Patria es un don de Dios confiado a nuestra libertad, todos somos responsables de construir su grandeza, que incluye el bienestar de todos los ciudadanos. Y somos responsables también de evitar el fracaso, la frustración en la búsqueda y en la consecución de esa grandeza.  

Por eso, junto con mis Obispos Auxiliares, Padre Pedro y Padre Ricardo, quiero invitar a la comunidad católica, y a los creyentes de otras tradiciones religiosas, que encomendemos en nuestra oración los destinos de nuestra Córdoba, y de la Patria, para que todas las dificultades y conflictos que nos aquejan, se resuelvan pacíficamente y a través del diálogo, que es el modo adecuado de resolver los diferendos, y que implica, por parte de todos, la grandeza de alma de escuchar a los demás, y de aceptar las soluciones posibles, renunciando a puntos de vista o intereses sectoriales o personales, a favor del bien común de toda la sociedad.

Quiero invitar especialmente a la comunidad católica a que pongamos estas intenciones en manos de la Patrona de nuestra Patria, Nuestra Señora de Luján, para que ella la encomiende a su Hijo, Señor de la Historia, y nos abra caminos de solución, de convivencia en armonía y en paz.”